viernes, 19 de diciembre de 2008

YOLANDA


Yolanda miraba extasiada la corpulenta espalda del entrenador de fútbol del pequeño Noa; ella, y todas las madres que se congregaban en las gradas del colegio mientras sus peques pasaban la hora correteando tras la pelota.
- ¡Qué bueno está!- comentaba elevando las arqueadas cejas para abrir más los vivarachos ojos.
- Ya te digo- afirmó Estela a su derecha- y que voz tiene.
- Ufff, a mi me tiene loquita- aseguró Alejandra a su izquierda.
Iván seguía ajeno a sus miradas dirigiendo a los pequeños emuladores de Raúl y Ronaldiño.
- Noa, marcando, tienes que marcar a Alex. ¡A ver, esa defensa!
Su voz grave, rota, excitaba hasta la última célula de las mamis treinteañeras que no se perdían ni uno solo de los entrenamientos de su prole.
- ¡Noa, los cordones!. Átatelos.- el partido se interrumpió un momento. El pequeño miró a su madre, pidiendo socorro.
- ¡Mamáaaa!
Yolanda acudió presurosa en su ayuda y se agachó a atarle los cordones a su hijo bajo la mirada atenta de Iván. Se miró el escote. Desde donde él estaba seguro que podía verle hasta el ombligo. Elevó la vista un momento y... corroboró su sospecha, los profundos ojos negros del entrenador estaban fijos en su voluptuoso canalillo. Una sonrisa pícara y un: “ya están atados, Noa” mientras la sonrisa le era devuelta por los gruesos labios de Iván.
“Ay Dios, se me van a mojar las bragas de gusto”- pensó Yolanda, mientras sentía la mirada del entrenador recorriendo su espalda, se giró antes de sentarse con sus amigas y se encontró con aquella semisonrisa y aquella mirada profunda que recorría sus nalgas y sus piernas.
- Anda que, menudo repaso te ha echado con la mirada, nena- comentó Estela.
- ¡¡Me muero!!- dijo Yolanda.
- Está para comérselo.
Durante el partido Alex resbaló y cayó al suelo, haciéndose un rasguño en la rodilla. Alejandra, su madre, se levantó de la grada, pero Iván fue hacia él y con mucho cuidado lo tomó en brazos y lo llevó hasta la fuente para curarle la heridita. Las tres amigas se quedaron embobadas...
- ¡Qué tiernooo!!- susurró Alejandra- yo quiero que me coja en brazos.
- Pues... como no te caigas...- dedujo Yolanda.
Por fin acabó el improvisado partido y con él la hora de entreno de los niños. Estaban a mediados de Mayo y el calor era ya veraniego. Iván se quitó la camiseta y se dirigió a los vestuarios. Las tres amigas pudieron admirar la perfección de sus pectorales, ligeramente brillantes por el sudor, sus abdominales bien marcados... Al pasar al lado del grupo de madres que estaban recogiendo a los pequeños no pudo menos que sonreír y dedicarles un: “bueno, hasta el sábado- y dirigiéndose a Alex- ya no te duele ¿verdad campeón?”
- Pues.. no sé si podré jugar Ivan, creo que me he lesionado- argumentó muy serio el pequeño.
- Por supuesto que iremos- intervino rápida Alejandra- eso no es nada Alex, mañana ya estará curado.
- ¿Dónde jugamos el sábado, Ivan?- preguntó Yolanda.
- Pues contra el colegio del Mar, en Salou. Bueno, os dejo que me voy a pegar una ducha antes de irme.
Y con la camiseta sobre el hombro y los mechones de pelo ligeramente revueltos a lo “garçon terrible”, desapareció dentro de las instalaciones seguido atentamente por la mirada de las mamás que recorrían su amplia y musculosa espalda intentando grabarla en su mente.
- Mmmm como me gustaría ver como se ducha. – Yolanda imaginó ese cuerpo, enjabonado, el agua cayendo sobre su pecho, sus glúteos... - ¡¡Uff, de vicio nena, de vicio!!.
- Anda que se te cae la baba.
- Venga Noa, coge la mochilla que nos vamos- ordenó Yolanda sin dejar de mirar hacia los vestuarios del colegio.
- Jo, mami, déjame jugar un ratito más... ¡¡Porfa!!
- No, que es tarde, además me estoy haciendo pis.
- Pues ahí dentro hay water mami.- dijo Noa señalando los vestuarios.
- Pero Noa, ¿cómo voy a entrar ahí?
Sin embargo, una mirada picara se dibujó en su semblante. De todos modos, los lavabos del colegio ya estaban cerrados, tan sólo podía utilizar los de los vestuarios de los chavales. Alejandra y Estela la miraron, sus niños ya se habían ido a jugar también.
- ¿No te atreverás?- dedujo Estela.
- Jajaja, sí que se atreverá- observó Alejandra.- Anda entra a ver si le ves y luego nos lo cuentas.
Yolanda miró hacia ambos lados, los niños jugaban con la pelota ajenos a su indecisión. Y dando media vuelta se dirigió hacia los vestuarios.
- Es que... me estoy meando...- se excusó abriendo los brazos y elevando los hombros.
- Jajaja, anda, anda, que te esperamos.

El ruido del agua de una de las duchas, le hizo saber exactamente dónde se estaba duchando el joven entrenador. Yolanda entró en uno de los servicios para desahogar su vejiga. Luego se levantó, se bajó la falda... y salió sigilosa... Las duchas estaban al final del pasillo, despacio, siguiendo el sonido del agua se fue acercando... y se quedó parada, medio escondida tras la puerta que daba a las duchas, desde allí podía ver perfectamente la espalda y las nalgas de Iván, mientras el agua recorría aquellos músculos perfectos y bronceados. El joven se acariciaba el cuerpo con una esponja mientras el agua caía sobre él, se dio la vuelta mostrando un falo enorme y... en ese momento en erección, pasó su mano por él una y otra vez. Yolanda giró sobre si misma rápidamente, para que no la viese, tan rápidamente que resbaló con el agua mojada que había en el suelo y cayó de culo.
- ¡Ah!.
El joven sobresaltado salió de la ducha y abrió la puerta. Yolanda creyó morirse al verle allí, mirándola, desnudo, mientras ella seguía como petrificada en el suelo, con la falda levantada y... el tacón del zapato roto.
- ¿Qué haces aquí? ¿te has hecho daño?. – indiferente a su desnudez el muchacho se afanó por ayudarla a levantarse.
- Es que me estaba haciendo pis y como la polla que da a los lavabos del... digo.. la puerta del colegio de los baños..., perdona.
Iván se echó a reír ante la atónita mirada de Yolanda que no podía apartarla de su miembro. Pasó su mano por el tobillo de la muchacha.
- ¿Te duele?
- Un poco- murmuró Yolanda, excitadísima con el contacto de la piel del joven sobre su pierna.
Iván subió la mano despacio por su pantorrilla y la miró a los ojos.
- Y ¿ahora?- preguntó sin dejar de mirarla.
Yolanda abrió las piernas y echó la cabeza hacia atrás exhalando un suspiro y arqueó la espalda.
- Ahhh, un poco menos.
La mano de Iván se deslizaba ahora por sus muslos calientes.
- Y.. ¿ahora?- sus dedos rozaban ya el diminuto tanga de Yolanda y lo arrastraban dejando al descubierto su vulva húmeda, inflamada...
Iván le pasó un brazo por debajo de los hombros, la levantó del suelo y casi en volandas la llevó a las duchas cerrando la puerta tras él. Yolanda enlazó sus piernas en la cintura del muchacho y su boca buscó la de él, aquellos labios gruesos y calientes con los que tanto había fantaseado. Le mordió la barbilla, el cuello, la boca, ardiendo en deseo. Iván la apoyó contra la fría pared de azulejos y bajó por su escote para liberar los pechos, voluptuosos, exuberantes, pasó su lengua de uno a otro, succionó sus pezones erizados, vibrantes, hasta hacerla gemir de placer. Yolanda enlazó sus brazos alrededor de su cuello para morder sus hombros al sentir el falo enorme del muchacho buscando adentrarse en su gruta húmeda, rebosante de flujo. Yolanda sintió la fuerza de toda la pasión del muchacho, sobre su clítoris, una vez, otra vez, resbalando sobre su vientre, bajando, hasta su vulva sin decidirse a entrar.
- Sigue... sigue...- murmuró.
Y su enorme verga la penetró violentamente, irrumpiendo una y otra vez, con fuerza, empujándola contra la fría pared de azulejos. Luego la bajó al suelo y levantándole la falda la volteó colocándola contra la pared. Sus manos agarraron sus caderas y volvió a penetrarla desde detrás, sus labios apartaron su cabello hacia un lado y la mordió en el cuello, mientras sus manos apretaban sus pechos y pellizcaban sus pezones.
Una mano bajó por su vientre hasta su clítoris para estimularlo con ligeros circulitos. Yolanda jadeaba, se pegaba a él, a su pecho mojado, se deshacía de placer entre sus fuertes brazos, hasta que un intenso orgasmo la hizo gritar y arquearse hasta casi desvanecerse. Iván la siguió acariciando ahora lentamente moviendo su pene más despacio, para deslizarlo entre sus glúteos y eyacular entre ellos. La besó en el cuello. Yolanda se dio la vuelta, él la tomó por la cintura y la siguió besando en los labios, en el cuello, en el pecho, en los pezones... La miró y apartándole el pelo le murmuró al oido...
- Creo que... te he mojado un poco...
- No importa- contestó Yolanda sonriendo- ya se secará...
Emitido por radio en el programa Calents y contents, en ona cat fm el 29 de enero de 2009:http://www.ona-fm.cat/calents.asp : Blocaire calenta: Rebeca 29.1.09)

14 comentarios:

Karmen dijo...

Me parece que acabaré por apuntarme a un gimnasio un día de éstos, jeje... ;)

Sigue desbordando imaginación y pasión. Un beso grande, guapa.

rashia dijo...

Jajaja, pues no es mala idea, se pasa muy bien.
Un besazo guapa, me alegra mucho tenerte aqui, y que me leas.
Un abrazooooo.

dèjá vu dijo...

disfrute y disfruto viendo tus cuadros viendo como dibujas esos hermosos ojos en la niebla y ahora disfruto leyendote
eres incrible
ya me gustaria ser ese entrenador jajaja
cuidate

Karmen dijo...

Yo no quiero ser ese entrenador...jajaja..

Sólo quería desearte un estupendo año, GUUUUAPA.

Besitos...

rashia dijo...

Muchas gracias déjà vu.
Un abrazo.

rashia dijo...

Feliz año para ti también, preciosa. Bikiños y apertiñas.

Karmen dijo...

eh?? onde andassssssssss? que hace mucho que no escribes NA... enga, te esperamos...

Bicos linda!!!

rashia dijo...

Holaa preciosa, estoy en ello, tengo un cuentito a medias, pero.. no sé cómo seguir. Gracias por esperarme.
Besitos.

fran dijo...

Hola! Cuanto tiempo, la verdad que el tiempo es lo que he perdido mejor dicho la noción del mismo, se me dio por aventurarme en un viaje en la nube de una amiga y no me arrepiento, preciosa, suave, tierna,… Navega suavemente por el interior de una preciosa cueva, tan preciosa que se me olvido que tenía que apearme de ella y volver a poner los pies en el suelo, bueno! la verdad es que me negaba a ello y dejar de deleitarme con lo que allí estaba contemplando. Estalactitas y estalagmitas decoradas por angelicales manos con cuerpos desnudos, casi perfectos, casi se fundían en un romántico abrazo. Todo su interior estaba decorado y grabado a fuego como si quien lo hizo no quisiera que el tiempo jamás lo llegase a borrar y quien lo leyese sintiese el calor de ese fuego con el que fue grabado, un fuego tan dulce y sincero que jamás a nadie podría llegar a quemar. Un calor tan intenso que parecía que esos relatos que estabas leyendo, en ese mismo momento los estabas viviendo. Rotos en las paredes con bellas vistas llenas de emociones. Del planetario del techo asomaban las estalactitas colgadas de la nada. Y en los ventanales decorados en las paredes asomaban los gatos como quien encerrado entre 4 paredes asoma a la ventana con añoranza de los más bellos pasajes.
Que mas decir mejor o os perdáis tan bello viaje, la dirección por si os animáis es :
http://rashia.blogspot.com/

Bogart dijo...

Hola! No me extraña que no salgan nuevas figuras en el futbol español, cada vez más mujeres se animan a llevar a sus niños al futbol, interesadamente pero no por los críos si no por darle una alegría a sus ojos jajaja que se os ve el plumero. Que leches también tenéis derecho decir que sí.
Rashia lo de Bogart me lo pusiste tú y mira por donde sigo aquí, me has puesto una máscara perfecta para seguir dándote caña jajaj; si he visto sus pelis y estoy de acuerdo con vuestros comentarios pero en verdad creéis que el personaje que interpreta Bogart lo reconocería.
Y ya que as mentado tan ilustre pareja te atreverías a hacer otra inmersión en ese género? pero esta vez sin rodeos directa a la intriga y el erotismo!
Y no vallas al videoclub a por una de sus películas para copiar eh! que te veo venir.
Súbete en tu nube y crea, crea, que eres capaz de ello.
Y si me permites otro reto, la pintura no se te da mal jajá, serias capaz de reflejar ese frio y ardiente erotismo de esa pareja en uno de tus lienzos?
Bueno niña no te obceques en el reto y no olvides que tienes que estudiar 1º, eh!
Venga niña una cariñosa colleja. Hasta otra.Eso si no me linchan antes tus seguidores que seguro no me entienden como tu.

rashia dijo...

Me dejas sin palabras fran, me emociona que mis relatos y mis pinturas te inspiren sensaciones tan bonitas. Sube a mi nube todo lo que quieras, que yo te llevaré conmigo en mis imaginadas aventuras.

Y... por qué no escribes un blog? seguro que tendrías muchos seguidores, y yo la primera.
Un abrazo.

rashia dijo...

Hola Bogart.

Pues si que me he propuesto ese reto, mezclar misterio y erotismo en unos de mis cuentos, a ver si soy capaz, ya lo estoy empezando a visualizar pero.. todavía tiene mucha niebla y no veo más que el principio, a ver si mejora el tiempo y puedo ver cómo sigue...
Muchos besitos.

Carmen dijo...

Me gusta el genero policíaco y tu haces unas descripciones e intrigas estupendas, sigue así Rashia y serás la nueva Agatha Christie.

rashia dijo...

Muchas gracias Carmen, hace mucho que no escribo, a ver si me entra el gusanillo y vuelvo a hacerlo, que tengo este blog un poco olvidado. Me hace ilusión que te hayan gustado, besazos.